Gingivitis y periodontitis: en qué se diferencian

Gingivitis y periodontitis
Seguro que has oído hablar de la gingivitis y la periodontitis más de una vez, pero es posible que no sepas en qué consisten o en qué se diferencian.

La gingivitis y la periodontitis son enfermedades periodontales que afectan a los tejidos que dan soporte a los dientes. Causan retracción en las encías y pueden llegar a afectar al hueso. En los casos más graves, se necesita la extracción dental.

Aunque ambas patologías están relacionadas entre sí, hay una serie de diferencias que hacen que se consideren enfermedades diferentes.

 

¿Qué diferencias hay entre la gingivitis y la periodontitis?

La principal diferencia entre la gingivitis y la periodontitis tiene que ver con el grado de avance de la enfermedad periodontal:

  • La gingivitis solo afecta a las encías. Se produce por la acumulación de bacterias debajo de ellas, y causa su inflamación. Además, otros rasgos característicos de esta enfermedad son las encías enrojecidas y sangrantes.
  • La periodontitis, sin embargo, afecta al hueso que da soporte al diente.

La gingivitis es fácilmente tratable a través de diferentes métodos pero, principalmente, a través de una higiene oral rigurosa. Sin embargo, la periodontitis es más difícil de tratar y, en ocasiones, se vuelve irreversible.

Es importante destacar que la enfermedad periodontal (gingivitis y periodontitis) es la causa más común de pérdida de dientes en la población española. Te recomendamos que visites a tu dentista de forma regular (al menos cada 6 meses) y que sigas una correcta higiene bucal para evitar estas enfermedades.

Si buscas un dentista en Madrid para tratar la gingivitis y la periodontitis te recomendamos que pidas una primera cita gratuita con nosotros para que podamos valorar tu situación.

 

Cómo prevenir la gingivitis y la periodontitis

Es muy importante tener una higiene bucal correcta para evitar la aparición de gingivitis, ya que al final se produce principalmente por la acumulación de placa bacteriana y sarro. Además, visita regularmente a tu dentista.

Por otro lado, si sospechas que tienes gingivitis es importante que acudas a un especialista lo antes posible, para poder tratarla a tiempo y evitar que se convierta en periodontitis. Ya que si llegas hasta esa fase puedes perder el diente afectado.

Te recomendamos que:

  • Cepíllate los dientes al menos 2 veces al día.
  • Evita el consumo de tabaco, bebidas alcohólicas y refrescos
  • Utiliza hilo dental para eliminar los restos de comida que puedas tener entre los dientes.
  • Utiliza enjuagues bucales recomendados por tu odontólogo.

 

En qué consiste el tratamiento de la enfermedad periodontal

En el caso de que tengas gingivitis, o sospechas de poder padecer esta enfermedad, acude cuanto antes a tu dentista. En principio es sencillo tratarla, pero es conveniente hacerlo cuanto antes para evitar que derive en periodontitis.

El tratamiento consistirá principalmente en una profilaxis dental, así como pautas para mejorar tu higiene bucodental. Además, es probable que tu odontólogo te recomiende alguna pasta de dientes y/o enjuague bucal específico para tratar la gingivitis.

En el caso de que sufras periodontitis, el tratamiento es bastante más complejo:

  • Estudio periodontal: primero tu dentista tendrá que estudiar, a través de sondaje, radiografías, etc… el estado del hueso y de los dientes.
  • Fase higiénica: consiste en realizar unos raspados y alisados radiculares.
  • Fase quirúrgica: dependiendo de los casos, se realiza una pequeña intervención para poder limpiar a fondo las bolsas periodontales.
  • Extracción: en el caso de que no se pueda hacer nada para salvar los dientes afectados, se procederá a su extracción.

En la mayor parte de los casos si se acude a tiempo a un dentista este podrá tratar la gingivitis a tiempo, y no irá a más. Un tratamiento precoz y una higiene bucodental correcta te ayudarán a evitar complicaciones.

¡Pide una primera cita gratuita con nuestros dentistas en Madrid para tratar la gingivitis y la periodontitis!

Gingivitis y periodontitis: en qué se diferencian
5 (100%) 10 votos
Compartir