Procedimiento y duración de tratamiento con hilos tensores

Hilos tensores para rejuvenecer tu rostro y parar los signos del envejecimiento

Luchar contra el envejecimiento es un reto que hace tiempo ganó la medicina estética. Cada vez se cuenta con más tratamientos que permiten lucir un aspecto joven, natural y saludable. Siempre se estudia cada caso concreto para utilizar la técnica perfecta para cada paciente. En este artículo te mostramos cómo se realiza el tratamiento con hilos tensores y otros detalles que te resultarán interesantes.

 ¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores son un tratamiento no invasivo, que resulta seguro y que ofrece resultados de forma inmediata. Su objetivo es que la piel tenga un aspecto más joven. Lo consigue introduciendo los hilos en la dermis, utilizando una aguja que sirve de guía.

Las molestias que producen son mínimas y por esa razón tan solo se utiliza anestesia en pomada. La técnica se aplica de forma ambulatoria y el paciente puede hacer vida normal prácticamente desde el primer momento.

Aunque es un tratamiento que lleva años realizándose, en los últimos tiempos ha mejorado su eficacia gracias al uso de hilos coreanos. Están fabricados con materiales biológicos que puede reabsorber la piel. Se consigue evitar alergias y otros efectos secundarios.

De hecho, los efectos secundarios, si se producen, son muy leves: un ligero hematoma o una mínima inflamación. Aunque lo más probable es que la intervención no tenga ninguna consecuencia.

¿Cómo se aplica el tratamiento de hilos tensores?

La aplicación de hilos tensores es rápida y sencilla, se puede resumir en estos 3 pasos:

  1. Se limpia la piel y se administra crema anestésica.
  2. 20 minutos después se retira la anestesia y se marcan los puntos en los que se infiltrarán los hilos.
  3. Se insertan en la dermis los hilos tensores.

Una vez terminado el proceso, la piel da inicio a un proceso natural en el que estimula la formación natural de colágeno.

¿Son los hilos tensores un tratamiento válido para todo tipo de pacientes?

Lo cierto es que las opiniones sobre los hilos tensores de los expertos coinciden en señalar que se trata de una técnica válida para casi todo tipo de pacientes. Como siempre hay algunas excepciones, como mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. También aquellos que sufren enfermedades autoinmunes, vasculares o neoplásicas.

Tampoco se recomienda para quienes padecen diabetes o si está infectada la zona en la que se aplicar el tratamiento. Como ves, las contraindicaciones de los hilos tensores son mínimas.

¿Qué resultados se consiguen con los hilos tensores?

Una vez que se aplica el tratamiento con hilos tensores hay un antes y un después en el rostro del paciente. Se puede observar casi al momento una piel más firme y tersa. Además, consigue un aspecto muy natural. Eso sí, para observar los resultados definitivos puede ser necesario esperar un par de meses.

Dicha espera se debe a que una vez que se colocan los hilos tensores la piel produce de manera natural más colágeno y elastina, claves para lograr un cutis con una apariencia más joven.

Muchas personas se preguntan cuánto tiempo duran los hilos tensores. Dependiendo del paciente, los efectos del tratamiento pueden durar hasta 18 meses. Una vez que pase este periodo, se podrá aplicar estar técnica de nuevo sin problema.

¿A quiénes se recomienda el uso de hilos tensores?

El tratamiento de hilos tensores está indicado para aquellas personas que comienzan a evidenciar los primeros síntomas de envejecimiento. Es perfecto para pacientes con edades comprendidas entre los 35 y los 45 años.

Se aplica en las zonas del rostro en las que primero se percibe el paso del tiempo. Por ejemplo, en las cejas, el contorno de los ojos, las mejillas, alrededor de los labios o en el surco nasogeniano. Sin olvidar, que los hilos tensores en el cuello también funcionan.

En personas con una edad superior a la mencionada se recomienda esta técnica para complementar otros tratamientos. También se utiliza cuando después de someterse a un lifting, se empiezan a observar los primeros signos de que el efecto se está perdiendo.

Ventajas del tratamiento con hilos tensores

Estas son algunas de las ventajas más destacadas del tratamientos con hilos tensores:

  • Se consiguen resultados inmediatos.
  • El rostro mantiene una expresión natural.
  • Se utilizan sustancias biológicas.
  • Estimula la formación de colágeno y elastina.
  • Se puede aplicar esta técnica junto con otros tratamientos estéticos.
  • Es posible repetir el tratamiento cuando pasan sus efectos.
  • Los efectos secundarios son mínimos y no son nada habituales.
  • No es necesario ni preparativos previos ni cuidados posteriores.

¿Cuál es el precio de los hilos tensores en la cara y en el cuello?

Una de las dudas más frecuentes sobre este tipo de tratamientos es su precio. En Clínica Castelo el tratamiento suele tener un coste de entre 150 y 450 euros. Además, te ofrecemos facilidades para que puedas realizar el pago. Por ejemplo, financiación a 24 meses sin intereses. Un periodo que se puede alargar hasta 60 meses con un interés muy especial, para que el pago sea lo más cómodo posible.

Si quieres saber más sobre este tratamiento, pide ya tu cita gratuita en nuestro centro. Te daremos la información que necesitas.

Procedimiento y duración de tratamiento con hilos tensores
4 (80%) 1 voto
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*