Expertos en implantes dentales en Madrid

En Clínica Castelo somos expertos en implantes dentales. Por ello queremos resolver cualquier duda que pudiera surgirle acerca de esta técnica rehabilitadora. ¡Siga leyendo!

¿Por qué se pierden los dientes?

Hemos hablado muchas veces sobre la relación directa entre la pérdida dentaria y la edad del paciente. Estas pérdidas dentarias vienen relacionadas con procesos patológicos combinados, en los cuales, bien por caries extensas, enfermedad periodontal avanzada (lo que se conoce coloquialmente como piorrea) o por el hecho de reducir costes asociados a tratamientos, el paciente es sometido a extracciones repetidas. Este hecho, junto con el consiguiente incremento de la esperanza de vida de la población, hace que actualmente el número de pacientes desdentados (edéntulos), bien parciales o totales, haya aumentado considerablemente. Se supone que el aumento de pacientes desdentados alcanza el 10% por cada década después de los 70 años. Factores socioeconómicos, educativos y culturales también se encuentran asociados a esa pérdida dentaria.

¿Qué pasa si no repongo el diente que he perdido?

Esta ausencia dentaria acarrea una serie de consecuencias anatómicas, estéticas y funcionales graves. El hecho de no rehabilitar la zona tras la extracción del diente provoca una disminución fisiológica del hueso donde se encontraba la pieza, lo que denominamos reabsorción ósea, la cual es más acentuada durante el primer año y siendo más estable durante los siguientes años. Este hecho viene provocado por la ausencia de estímulos que promueven el mantenimiento de las células formadoras de hueso (osteoblastos). A su vez, si el paciente es portador de una prótesis removible, las cargas que estas prótesis ejercen sobre el hueso actúan de manera muy negativa para el mantenimiento de dicho hueso. Sabemos a través de estudios publicados en revistas científicas que los pacientes que portan una prótesis completa apoyada sobre la encía (mucosoportadas) ven disminuidas sus fuerzas masticatorias a los 15 años de uso. Esta reducción en la fuerza de masticación de estos pacientes es un indicador claro de la pérdida de calidad de vida a la que se ven sometidos este grupo de pacientes al ver muy reducida su eficacia masticatoria. En el caso de que la pérdida de dientes se vea reducida a uno o un tramo concreto, a la pérdida acusada de hueso se suma la malposición de los dientes adyacentes. Este hecho queda patente cuando observamos como dichos dientes tienden a “ocupar el espacio del diente/s que falta” (si es tu caso, te invito a echar un vistazo a tu boca para observar tanto la pérdida de hueso como el movimiento de los dientes a cada lado de la ausencia). Además, los dientes antagonistas (superiores, en caso de que la pérdida del diente sea inferior) tienden a “ descolgarse” buscando algún contacto donde apoyarse. Es por ello que la pérdida de dientes acarrea no solo limitaciones físicas o estéticas a tener en cuenta, sino trastornos funcionales más graves, si caben.

El uso de los implantes dentales, tal y como son conocidos actualmente, se remonta a la década de los años 60 del S.XX cuando, en la Universidad de Gotemburgo (Suecia), Bränemark comenzó a investigar en sus estudios clínicos como era el comportamiento del tejido óseo ante distintos tipos de traumas que ocurrían en situaciones clínicas habituales. A partir de estos primeros estudios surgió el concepto de osteointegración, del cual hablaremos más adelante. Desde ese momento, y hasta la actualidad, el uso de los implantes dentales ha sufrido un crecimiento exponencial, todo ello gracias a las altas tasas de supervivencia y éxito que arrojan los numerosos estudios publicados en revistas de alto impacto.

¿Qué es exactamente un implante dental y de qué está confeccionado?

El implante dental, tal y como lo conocemos en la actualidad podríamos definirlo como un dispositivo que se inserta en el hueso de la cavidad bucal (mandíbula o maxilar) con el fin de restituir el diente o dientes perdidos. Este implante tiene una longitud y anchura variable, la cual varía en función del diente que queremos restituir y el hueso remanente que dispongamos. En las primeras décadas de uso, los implantes dentales presentaban una morfología superficial lisa o pulida, desarrollándose a posteriori tratamientos de superficie con los cuales se obtenía superficies rugosas que mejoraban la adhesión celular y la aposición ósea. Dichos resultados aportaban cicatrizaciones más rápidas y aplicaciones sobre tejidos óseos de menor densidad, permitiendo su uso de los implantes dentales en aquellas situaciones más comprometidas o en zonas donde la ausencia de hueso sea más acusada.

Desde hace décadas, los implantes dentales son realizados de titanio, elemento Según la American Standard for Testing of Materials, el titanio queda dividido en 4 grados, dependiente del porcentaje de nitrógeno, carbono, hierro, oxígeno e hidrógeno. Actualmente el titanio grado IV es aquel empleado en mayor medida a nivel implantológico. Si atendemos al tipo de tratamiento de superficie que reciben los implantes dentales, podríamos clasificarlos en superficies mecanizadas y superficies texturizadas (aquellas con un tratamiento de superficie que aumenta el contacto entre el implante y el hueso).

Dicho todo lo anterior, podemos afirmar que la calidad del implante juega un papel importante en los resultados a largo plazo que obtengamos mediante rehabilitaciones. Insistimos en la importancia del empleo de implantes que vayan soportados por estudios clínicos con un tiempo de seguimiento largo y con estudios publicados en revistas de alto impacto. Siempre recomendamos a nuestros pacientes que se informen al respecto, que soliciten información acerca de los implantes que les van a ser colocados, así como la inversión que la casa comercial concreta realiza sobre el estudio de sus productos.

En Clínica Castelo sólo colocamos implantes de alta gama que nos garantizan la mejor calidad para los tratamientos de nuestros pacientes. Los implantes dentales se conectan a la prótesis dental mediante unos aditamentos, confiriendo una retención de tipo mecánico. Esta conexión puede variar en función de distintos parámetros, encontrando prótesis atornilladas, cementadas o mixtas.

¿Qué es la carga inmediata en implantes dentales?

En la primera década de uso de los implantes dentales, el Profesor Bränemark, precursor de este tratamiento abogaba por la inserción de los implantes en el hueso y esperar entre 4 y 6 meses para poder colocar la prótesis sobre ellos. Este protocolo se mantuvo hasta finales de los años 70, cuando diferentes estudios demostraron que la tasa de supervivencia de los implantes era similar para aquellos casos en los cuales se colocaba la prótesis en la primera semana. Este hecho redujo los tiempos de tratamientos y nos abrió la puerta a la posibilidad de colocación de la prótesis al paciente en un menor tiempo. Así surgió el concepto de carga inmediata, que es la carga funcional de los implantes (colocación de la prótesis) en la primera semana post-quirúrgica. Uno de los tratamientos que define muy claramente este hecho es la técnica All-on-Four, la cual nos permite la retirada de los dientes irrecuperables (sin tratamiento ni mantenimiento), la limpieza de toda la zona, la colocación de varios implantes y su posterior rehabilitación mediante una prótesis provisional fija el mismo día.

Por todo lo expuesto anteriormente, podemos afirmar que los implantes dentales son una solución óptima para aquellos pacientes con ausencias dentarias, mejorando su calidad de vida de manera significativa. En Clínica Castelo somos expertos en carga inmediata y la Técnica All on Four, por lo que podrás disfrutar de unos dientes fijos desde el primer día de tu tratamiento de implantes. Olvídate de protocolos largos con prótesis provisionales de quitar y poner y vive una experiencia diferente con nosotros: procedimiento rápido, sencillo y sin dolor.

Diagnóstico y planificación del paciente susceptible al tratamiento mediante implantes dentales

Para un correcto diagnóstico empezamos recopilando los datos de salud del paciente, rellenando su historial o historia clínica. Una vez realizada y habiendo analizado otros parámetros, como son  hábitos y técnicas higiénicas, si fuma o no y cualquier otro hecho que pueda alterar la correcta evolución del tratamiento con implantes, se procede a realizar la exploración clínica del paciente y valorar el estado de su boca (encías, lengua, dientes, tipo de mordida, la ausencia o presencia de otras prótesis en boca) en 3D de la boca del paciente obtenida a partir de un escáner intraoral con la imagen en 3D del hueso del paciente obtenida de un escáner CBCT. Gracias a eso podemos planificar la cirugía en 3D teniendo en cuenta la posición ideal que deben tener los implantes con respecto a la prótesis que deberán soportar.

En Clínica Castelo a su vez hemos diseñado dicha prótesis a partir de un Digital Smile Design o Diseño de Sonrisa Digital (DSD) lo que nos asegura una sonrisa ideal y personalizada para cada paciente. Si quieres saber más de DSD pincha aquí. Así garantizamos el resultado estético final del tratamiento y conocemos los requerimientos reales de hueso para que nuestro caso quede perfecto. Una vez planificado el caso se confeccionan una serie de plantillas y/o férulas, que guían al cirujano durante el acto quirúrgico en la colocación de los implantes para que no pueda desviarse un ápice de la posición planificada digitalmente. Las distintas mediciones y planificaciones del caso se realizan en función de las necesidades concretas del paciente, por lo que el rango de distorsión durante el procedimiento es mínimo y consiguiendo unos resultados muy precisos. La implantología computerizada también nos permite, en muchos casos, realizar la cirugía mínimamente invasiva, ya que, al existir un estudio previo y guiado, la necesidad de realizar un campo abierto se ve reducido al máximo, pudiendo en muchos casos, colocar los implantes a través de la mucosa sin necesidad de abrir la encía y sin necesidad de dar puntos. Son los conocidos como “implantes sin cirugía”. Esto nos proporcionará un postoperatorio mucho más favorable.

¿Es muy dolorosa la cirugía de implantes dentales?

La colocación de implantes podemos considerarla como un proceso indoloro. El paciente no siente ningún estímulo desagradable, más allá de la propia sensación de tacto en la zona. Los días posteriores a su colocación, el doctor le prescribirá una serie de fármacos analgésicos con el fin de evitar cualquier molestia posterior.

Una vez me hayan colocado los implantes dentales, ¿puedo hacer vida normal?

La colocación de los implantes dentales es una técnica quirúrgica predecible y con un postoperatorio muy favorable. De forma puntual podría aparecer una ligera inflamación de la zona y de manera más excepcional la formación de algún hematoma en el área circundante, aunque la aparición de estos signos clínicos es mínima. En la mayoría de los casos, los pacientes continúan realizando su vida normal, aunque aconsejamos no realizar grandes esfuerzos (acudir al gimnasio, cargar grandes pesos, viajes…) con el fin de contrarrestar la aparición de la ya mencionada inflamación.

¿Qué hago si en la zona donde debo colocar los implantes dentales el hueso es mínimo?

Muchos pacientes acuden a Clínica Castelo asegurando que han sido descartados para el tratamiento mediante implantes dentales, ya que no disponen del suficiente hueso para ello. Esto era así en las primeras décadas de uso, cuando los implantes dentales eran colocados en zonas donde el hueso existente era abundante. En el caso de que esto no fuera así, el paciente se veía abocado al uso de una prótesis removible, con los inconvenientes que esto ocasiona en la calidad de vida de dichos pacientes.
Hoy en días, gracias al avance en las distintas técnicas regenerativas, es posible “recuperar” el hueso ausente mediante distintos procedimientos quirúrgicos. Entre los que destaca la regeneración en bloque y la regeneración mediante mallas y membranas con hueso liofilizado.

No consigo superar mi miedo a la colocación de implantes, ¿qué puedo hacer?

Día a día nos enfrentamos a pacientes con miedo al dentista que marcan de manera significativa su tratamiento dental. En Clínica Castelo intentamos contrarrestar este miedo irracional ofreciendo distintos dispositivos tecnológicos y humanos, como gafas 3D, anestesia indolora mediante el empleo de Calajet, sala de recuperación independiente, ayuda farmacológica si así lo requiriese y el apoyo de un equipo anestesista para la realización de la intervención mediante sedación consciente.

He oído hablar de la sedación consciente, ¿puedo hacer uso de ella?

La sedación consciente es un procedimiento de apoyo para aquellos pacientes en los cuales el tratamiento farmacológico no es suficiente para conseguir un estado de relajación óptimo. Un equipo de anestesistas acompaña en todo momento al cirujano oral, administrando al paciente distintos medicamentos que inducen al paciente a un estado de relajación y cooperación máxima. El paciente en ningún momento pierde la conciencia y se encuentra muy colaborador durante toda la intervención. Además, el hecho de emplear distintos relajantes intravenosos, favorece la potenciación de los efectos analgésicos y antiinflamatorios del anestésico y el paciente, al finalizar, lo recuerda como un acto corto en el tiempo y muy relajante. Conoce más sobre la sedación consciente en este vídeo.

Cuando me han colocado los implantes, ¿tengo que esperar mucho para que me coloquen la prótesis?

Una vez colocados los implantes procederemos en la mayoría de los casos a un tiempo de espera que oscila entre los 2 meses en las piezas situadas en la mandíbula (o arcada inferior) y 3 meses en los dientes situados en el maxilar (o arcada superior). Esta variación temporal viene definida por la estabilidad conseguida por el implante en el momento de la intervención y la existencia o no de regeneración alrededor de los mismos.

Como indicábamos previamente, la posibilidad de realizar carga inmediata sobre los implantes variará en función de distintos parámetros individuales del paciente. Esto significa que el doctor analizará cuál es la mejor opción para ti y te recomendará si en tu caso es viable la posibilidad de realizar una prótesis provisional sobre los implantes recién colocados. Tras el tiempo de espera correspondiente, se procede a la confección de la prótesis definitiva, lo que conllevara una serie de pruebas protésicas para conseguir los mejores resultados estéticos y funcionales.

Una vez me han colocado la prótesis, ¿es para toda la vida?

El tratamiento con implantes no finaliza con la colocación de la prótesis definitiva, sino que en ese momento comienza otra fase de mantenimiento, igual o más importante que todo lo realizado previamente. Junto con el mantenimiento mediante técnicas higiénicas por parte del paciente (debe aprender a la limpieza de la nueva prótesis y a incorporar instrumentos que complementen al cepillado diario), este debe de adquirir un protocolo de revisiones clínicas periódicas. Con ellas podemos valorar el estado de la prótesis, los tejidos que la rodean, la presencia o ausencia de pérdida de hueso de los implantes, etc. Será el doctor quien estime el protocolo de citas en función del caso individual del paciente. Esta fase de mantenimiento implantológico debe remarcarse de una manera significativa, con el fin de evitar complicaciones futuras y asegurar el correcto mantenimiento de los implantes.

¿Son muy caros los transplantes?

En Clínica Castelo, nos gusta definir los implantes como un tratamiento costoso, pero no caro. Debemos tener en cuenta que no solo recuperamos la estética perdida por la ausencia de dientes, sino también recuperamos la función masticatoria y, por tanto, la salud. Todos estos factores nos pueden hacer entender la importancia de la colocación de implantes y su implicación en nuestra salud general. A la hora de presupuestar un implante, debemos tener en cuenta varios factores:

  • Formación académica del especialista y la experiencia en este tipo de intervenciones.
  • Calidad de los implantes empleados. Actualmente en el mercado, nos encontramos con centenares de casas comerciales ofreciendo implantes, con costes realmente bajos. Este hecho nos puede hacer pensar en la mala calidad de dichos implantes, los pocos estudios científicos que apoyan dichos implantes o el proceso de tratamiento que tienen.
  • Seguimiento y asesoramiento durante el tratamiento.

Esperamos haberle aclarado las dudas existentes acerca de los implantes dentales. En caso de que no sea así, estamos a su entera disposición para poder resolverlas.

Expertos en implantes dentales en Madrid
4 (80%) 1 voto
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*