4 cuestiones básicas a saber sobre el bruxismo

Un tema muy interesante y que queremos volver a tratar por el gran número de personas que lo pueden estar sufriendo es el bruxismo. Un término que se conoce mejor como “rechinar los dientes” y del que ya os empezamos a hablar en el post “3 formas diferentes de tratar el bruxismo”, pero sobre el que hoy vamos a profundizar un poco más.

CASTELO-BRUXISMO

¿Qué es el bruxismo?                      

El bruxismo se produce por una presión excesiva de los dientes (bruxismo céntrico) o el “chirrío” de los dientes (bruxismo excéntrico). Normalmente inconscientemente por el día o por la noche, tanto a hombres como a mujeres. Se asocia frecuentemente con estilos de vida estresados o cuadros de ansiedad y ocasiona, además de desgaste en el esmalte dental, molestos dolores musculares a nivel mandibular.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Dolor de la mandíbula o del oído.
  • Dolores de cabeza
  • Sensibilidad dental al frío o al calor.
  • Trastornos dentales.

¿Cómo se diagnostica?

En muchos casos, los pacientes desconocen los síntomas de esta enfermedad. Es importante acudir a la consulta a la mínima molestia ya que, hasta que no se hace una revisión dental en profundidad, no es fácil de diagnosticar.

¿Cuál es su tratamiento?

Para poder frenar este daño y disminuir las posibles molestias causadas por el bruxismo, aconsejamos utilizar férulas de descarga. De esta manera, protegemos los dientes y evitamos el desgaste que se produce al apretarlos.

También, aconsejamos seguir una serie de pautas para disminuir el estrés y la ansiedad en muchos casos causantes del bruxismo.

  • Realizar ejercicio. Ayuda a la tonificación muscular, evitando la rigidez y exceso de activación del sistema nervioso. Favoreciendo un sano cansancio que beneficia el sueño reparador.
  • Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos. Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara.
  • Relajar los músculos faciales y mandibulares.
  • Regular el sueño. Si realizamos siempre la misma rutina a la hora de dormir, podemos ayudar a mejorar nuestro sueño y disminuir las tensiones provocadas por un mal descanso. Lo ideal es dormir entre 7 y 8 horas.
  • Cuidar la alimentación. Llevar una alimentación equilibrada y libre de excesos.

En Clínica Castelo te ayudaremos con el diagnóstico del bruxismo, así como su tratamiento.

¡Ven a visitarnos!

Compartir